instagram


Seguinos en:

siguenos en facebook     sígueme en Instagram

Mirá nuestras publicaciones de Instagram!

viernes, 21 de mayo de 2010

CONSUELO

Llora llorosamente (Bajó Tibjé) en la noche, y sus lágrimas están en sus mejillas; no tiene quien la consuele de todos sus amadores; todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos. (Lamentaciones 1)

Explican los Sabios: El llanto es doble en la “noche” del exilio, y por eso dice el profeta “Bajó Tibjé” redundando en el llanto, que en hebreo se dice “Bejiá”.

El lamento es “doble” ya que llora el profeta por los Templos de Jerusalém destruidos. También el consuelo es doble, como está escrito: Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios. (Isaías 40)

Hay dos destrucciones. Está la destrucción del cuerpo y la destrucción del alma, por eso el consuelo es doble, curación del cuerpo y curación del alma.

El duro exilio del pueblo de Israel es para reparar la destrucción que se originó del alejamiento del Eterno, hasta poder llegar a tener el mérito de ver el completo e integro tercer Beit Hamikdash.

Está escrito: “Y te declarara los secretos de la sabiduría, que son de doble valor que las riquezas” (Job 11, 6)

Explican los Sabios que dicho versículo alude a la entrega de las segundas Tablas de la Ley, cuando Hashem aceptó el arrepentimiento del pueblo luego del becerro de oro.

El arrepentimiento es tener presente que el “secreto de la sabiduría” es volver al Eterno con fuerzas “redobladas”, “doble valor”, llegando a niveles superiores, incluso a como se encontraba antes del pecado.

Por eso el consuelo es doble, reparando el cuerpo y el alma, accediendo al Tercer Beit Hamikdash, superior a los anteriores.

No hay comentarios:

En el año 2001 se rumoreaba que los bancos no iban a darle la plata a la gente. Por eso la gente sacó los fondos de los bancos. Un grup...