instagram


Seguinos en:

siguenos en facebook     sígueme en Instagram

Mirá nuestras publicaciones de Instagram!

martes, 4 de mayo de 2010

ESFUERZO Y LOGROS

3 Si siguiereis Mis decretos y observareis Mis preceptos y los realizareis, 4 entonces Yo proveeré vuestras lluvias en su tiempo, la tierra dará su cosecha y el árbol del campo dará sus frutos. (Bejukotai 26)

Explican los Sabios (Rashi): Todas las bendiciones depende de que uno se esfuerce en la Torá.

La verdadera fe en el Eterno se encuentra cuando la persona se esfuerza en cumplir los “Decretos”. Los “Decretos” se caracterizan por no entenderse, siendo ordenes reales.

Es por eso que cuando se cumplen los Preceptos en forma de “Decreto” se proyectan todas las bendiciones, ya que la persona se “Esfuerza” en cumplirlos, no porque uno entiende sino porque así “El dueño” de la bendición así lo estipuló.

Hashem es generoso con la persona y quiere que gane su recompensa en forma digna, y la dignidad es esforzarse por conseguir las bendiciones.

Shabat es la fuente de la fe y la bendición, y fue llamado “Decreto”, como está escrito: 25… Allí Él estableció un “decreto” y una ordenanza (Beshalaj 15). Explican los Sabios que ante de recibir la Torá en Sinai, Hashem les “Decretó” el Shabat.

El Sagrado día de Shabat es fuente de fe y bendición, ya que la persona se abstiene de trabajar durante todo un día, confiando que su sustento depende exclusivamente del Eterno. Al esforzarse en cumplir este “Decreto”, la persona se hace merecedora a todas las bendiciones, comenzando con la gran bendición de templar la fe, y siguiendo con un cúmulo de bendiciones materiales.

Dicen los Sabios: “Me esforcé y lo logre, créele”. Solo por intermedio del “esfuerzo” de la persona en templar su fe, “Logra” todas las bendiciones.

Al esforzarse en el estudio de la Torá, en la plegaria (con minian y con concentración), y las buenas acciones, la persona transforma este mundo en un paraíso de fe y bendición.

Está escrito: 20 Si dijereis: ¿Qué comeremos el séptimo año?, he aquí que no sembraremos y no recolectaremos nuestra cosecha. 21 Yo mandaré Mi bendición para vosotros el sexto año y producirá una cosecha suficiente para un lapso de tres años. (Behar 25)

Explican los Sabios: Hashem en esencia solo proyecta bendición, pero si la persona pregunta sobre que va a comer, desciende en su nivel de fe, al punto que Hashem tiene que “Mandar” obligadamente a la bendición a que descienda a este mundo.

Pero de lo contrario, si la persona se esfuerza en incrementar cada día su fe, no necesitará que Hashem le “Mande” a la fe, porque la bendición vendrá sola.

No hay comentarios:

En el año 2001 se rumoreaba que los bancos no iban a darle la plata a la gente. Por eso la gente sacó los fondos de los bancos. Un grup...