instagram


Seguinos en:

siguenos en facebook     sígueme en Instagram

Mirá nuestras publicaciones de Instagram!

jueves, 27 de mayo de 2010

PROFECIA AMARGA

“Veo un candelabro todo de oro… Hay también dos olivos junto a él, uno a su derecha y el otro a su izquierda” (Zacarias 4)

Explican los Sabios que el profeta en su visión observó un “candelabro de oro” tal como aparece en la Torá, pero con la diferencia que en dicho candelabro había “olivos a la derecha y a la izquierda”.

Explica el Alter Rebe: El profeta tiene la misión de decirle al pueblo el camino para llegar al “candelabro de oro” escrito en la Torá, para poder iluminar tal como El Eterno pretende.
Para poder llegar al “oro”, material preciado, es menester anticipar la “oliva”.

La “Oliva” lleva en su interior el aceite de gusto amargo, y para poder extraerlo se necesita machacar dicho fruto. La persona en el exilio está alejada de la divinidad no pudiendo iluminar, y para poder darle brillo a su preciada alma, “oro”, se necesita meditar hasta la “amargura” sobre como el cuerpo oculta todo lo bueno.

Dicha “oliva” se encuentra a la “derecha” y a la “izquierda”: La amargura lleva a la persona a querer alejarse del mundo, entendiendo que las cosas mundanas corrompen al cuerpo. Esto hace referencia a la “derecha”, a la bondad, viéndose atraída la persona sin objeción hacia su fuente espiritual.

Pero esto es peligroso, ya que si solo tiene “derecha” la persona se aleja de este mundo sin poder cumplir su misión. Por eso debe luego usar su “izquierda”, utilizando el rigor para poder “volver” al mundo y traer divinidad al mismo.

La Torá no habla de “olivos”, siendo el “Olivo” la revelación del profeta, ya que es en el exilio, donde el profeta habla debiendo utilizar la amargura para llegar al verdadero oro del alma que la Torá pretende de la persona.

No hay comentarios:

En el año 2001 se rumoreaba que los bancos no iban a darle la plata a la gente. Por eso la gente sacó los fondos de los bancos. Un grup...