instagram


Seguinos en:

siguenos en facebook     sígueme en Instagram

Mirá nuestras publicaciones de Instagram!

miércoles, 4 de abril de 2012

CUANDO PESAJ ACAECE EN SHABAT

16 El primer día será un día de sagrada convocación y el séptimo día será un día de sagrada convocación para vosotros, no podrán hacerse trabajos en esos días, excepto lo que necesite comer cualquier persona, únicamente eso podréis hacer. (Bo 12)

Dice la Torá que en los días festivos se pueden realizar trabajos relacionados con la comida, inclusos aquellos trabajos que estarían prohibidos en Shabat.

Los Sabios, a partir de esta permisión, incluyeron el permiso de transportar de un dominio a otro, a pesar de que en Shabat estaría prohibido. El motivo legal para dicha permisión es para aumentar la alegría en la festividad, de modo de que la limitación de entrar y sacar no opaque la alegría obligada en la fiesta.

A nivel místico la verdadera alegría del Eterno y de la persona es poder “salir de Egipto”, de un dominio de confusión y maldad, al dominio de la libertad y la plenitud.

El problema aparece cuando Pesaj acaece en Shabat, donde está prohibido transportar de un dominio a otro.

Explica la Kabala que en Shabat el foco está en el placer, mientras que en las festividades el énfasis está en la alegría. La diferencia radica en que el placer es íntimo, mientras que la alegría es la manifestación externa del deleite interior.

En definitiva cuando Pesaj acaece en Shabat la “salida de Egipto” es comprender y vivenciar que la verdadera libertad es la interior, y que de la libertad interior emanan todos los demás sentimientos externos de libertad.

Aunque la persona necesita por naturaleza vivenciar factores externos para sentirse libre, cuando Pesaj acaece en Shabat, se pretende de la persona que suba al nivel de sentir que la verdadera libertad emana del placer interior.

No hay comentarios:

Bondad al final

“ No entrará amonita ni moabita en la congregación del Eterno...por cuanto no os salieron a recibir con pan y agua al camino, cuando salist...