instagram


Seguinos en:

siguenos en facebook     sígueme en Instagram

Mirá nuestras publicaciones de Instagram!

jueves, 25 de octubre de 2012

LA BONDAD Y EL RIGOR


7 Y El Eterno Dios formó al hombre de polvo de la tierra… (Bereshit 2)

Explica la Kabala que de este versículo se aprende que el hombre fue creado con dos fuerzas. La fuerza de la bondad, y la fuerza del rigor.

“El Eterno”, hace alusión a las fuerzas del bien, mientras que “Dios” hace alusión a las fuerzas de la severidad.

El Eterno no creó a la persona para que sucumba ante el mal, sino que creó al hombre para que el mal, que en realidad es el rigor, haga progresar a la persona.

El instinto del mal es la fuerza que inclina a la persona hacia los deseos, depende de la persona encausar el deseo de modo que le sirvan   a cumplir su misión en este mundo. Es decir que a partir de las fuerzas del deseo la persona pueda superarse, deseando cosas positivas.

Así esta escrito: “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer pan… Y El Eterno  te recompensará” (Proverbios 25: 21, 22)

Explican los Sabios: El “enemigo” de la persona son las fuerzas del mal que quieren destruirla. Pero la persona tiene que darle “pan a su enemigo”.

“Pan” en hebreo se dice “Lejem”, y se relaciona con “miljama”, “guerra”. Es decir que cuando la persona está sometida por las fuerzas del mal, solo tiene que “guerrear”, en el sentido de estudiar Torá, a través de la pregunta y la respuesta, “guerreando” entre una hipótesis y otra hasta llegar a la conclusión.

Actuando de tal manera, “El Eterno te recompensará” haciendo que el rigor ayude a la bondad, haciendo del “enemigo” un amigo.

Dice la Torá:   “y Él bendecirá vuestro pan y vuestra agua, y quitará la enfermedad de entre vosotros”. (Mispatim, 23, 25)

Explican los Sabios: El “pan” hace alusión a la Torá. El pan, el alimento, une el alma con el cuerpo. “Enfermedad”, es la fuerza del mal, que trae desequilibrio en la persona, manifestándose dicho desequilibrio en una enfermedad.

Pero cuando El Eterno “bendice al pan”, cuando la Torá es estudiada correctamente, uniendo bondad con severidad,  entonces, no hay enfermedades, ni desequilibrios, “y quitará la enfermedad de entre vosotros”.

En tal caso las fuerzas del mal, que en definitiva son las fuerzas del rigor, ayudan a la persona para lograr plenitud.

No hay comentarios:

Sin filosofía

“O todo aquello sobre lo cual juró en falso, lo restituirá íntegramente y agregará un quinto sobre ello” (Vaikra 6,24) En pocas pala...